miércoles, 5 de mayo de 2010

AUNQUE NO LOPUEDA SOPORTAR

Hoy,  mucho frio recorre mi cuerpo, ha llovido toda la noche, las calles están cubiertas por agua, mis botas están húmedas y el frio que cubre mis pies es enorme, sentada frente a la ventana, dedico unos minutos a escribir estas cortas líneas, que a la postre servirán como paginas de mi próximo libro.
Mi corazón es tan grande o quizás tan pequeño, que solo hoy, si hasta hoy realmente puedo medir el alcance de las palabras que le he dicho a Dios en cada oración, solamente cuando hay un detonante en tu vida puedes comprender la dimensión de “amar a Dios sobre todas las cosas, vivir para él, conocerlo, y servirle”, ah!! Servirle, eso si es fuerte… y solo para valientes, solo allí puedes saber de que estas hecho… saber que no cuentas con amigos terrenales es duro, pero quizás sea mejor así, pues solo así puedes entregarte real y sinceramente en los brazos de Dios, para sentir consuelo a tu corazón afligido, tu cara deshecha de tanto llorar o peor aun tu cara con ganas de llorar pero sin poderlo hacer… A travesar por un “mar de sentimientos encontrados” es algo sin explicaciones, saber que Dios tiene un propósito contigo, te ama, tiene para grandes cosas para tu vida; Junto a la persona amada que hay un ministerio; saber y creer que Él te va usar y a través tuyo va a impactar a muchos para llevarlos a sus caminos, sentir un fuego alentador y una profunda pasion por las almas, esos jóvenes van de lado, aquellos que conoces y esos que ves pasar por tu lado, produce una gran alegría y como dijo un político “es de gran emoción ese ministerio” saber cuanto amas a los jóvenes tanto como para poder entenderlos en cada una de sus crisis, wow!! Es fascinante.


Pero, tenía que aparecer ese “pero”, ese bendito “pero”, ese que deja entrecortada la respiración, ese que deja sollozar el corazón, ese que deja aflorar por tus ojos las lagrimas, ese que te deja sin palabras y sin saber que pensar ni que decir!
Entender y comprender que para poder ayudar, tú y solamente tú debes vivir en carne propia cada uno de las situaciones con las personas que tu amas es algo que realmente quisieras evitar….
Pero quien le dice a Dios úsame, estoy dispuesto a hacer tu voluntad debe tener el valor, el coraje de sufrir, caminar y finalizar cada una de las crisis, a lo cual tú podrías pensar, bueno una enfermedad es fácil de soportar, que me llegue a uno de mis seres queridos, verlos mal postrados en una cama, eso solo con el amor y la misericordia de Dios lo puedo sobrellevar, no es tan fácil como parece, tal vez si estuviera en esa situación no se qué pensaría, no sé si llegaría al punto de desconocer lo que El Señor ha hecho por mí, es indecible y francamente no desearía que me sucediera, una madre siempre prefiere sufrir ella dolores antes de ver sufrir a su esposo o a alguno de sus hijos, tal vez lo preferimos porque somos más fuertes tenemos la plena capacidad de soportar cualquier cosa, por dura o difícil que sea, sabemos que en los momentos mas crueles donde las fuerzas se acaban allí aparece Él dando la solución, pero mientras llegamos a ese punto el camino es largo y complicado.


Job 14:7-9 “El árbol, aunque lo corten, aún tiene la esperanza de volver a retoñar, de que no falten sus renuevos. Aunque en la tierra envejezca su raíz y muera su tronco en el polvo, al percibir el agua reverdecerá y hará copa como una planta nueva.”
by alea